Ir al contenido principal

#APV2014: Sed de Redención, por Guillermo Flórez Montero

Sed de Redención: Lectura de Guillermo Flórez Montero (@gflorezm)





1.

Un ulular de pájaro negro

describe la decadencia del mundo
sangre agua que larga
del costado del hombre en la cruz

Máxima redención de la tierra
salvación a cambio de dolor

El santo se muere a garrotazos
el blasfemo sigue contando sus billetes
y al pobre le sangran las manos 

Dios ayuda
pero el pan hay que sudárselo

Debajo de los puentes
la redención se mide en latas de sardinas
la purga del pecado
no es la muerte o el dolor
es un pueblo que se muere de sed.


2.

                       "Dios creó los domingos
                        para que lloráramos nuestros pecados"
                                                   ROIS ABREU

Cuando el quehacer se corrompe
comienzan a arder los huesos
la piel escuece con un prurito invisible
la mente hace que el cuerpo peligre
se tranca el aire en el pecho

Dios escucha los gritos del dolor
cuando los niños se acuestan sin comer
pero a los políticos
no les arden los huesos
 
Uno se quema entre la culpa
cuando peca contra el pueblo  por omisión

es domingo
confiésate
dile a Dios que pecaste contra ti.


3.

El humo se mezcla con la penumbra
se prenden los cirios
las abuelas cogen las cuentas del rosario

El luto se transpira 
por las paredes de los ranchos

“aquí se muere más gente que en la guerra”
    dicen los viejos

A los muertos hay que
 rezarles su rosario
A los muertos se les llora
A los muertos
nadie los paga.


24.763.

La cifra insípida
pudiera ser un boleto de lotería
nunca se sabe que eran gente
hasta que se ve en televisión

se hace un nudo en el pecho
duele cada muerto

Sangran las calles
el dolor se cuela oculto
cuando las balas queman
el pecho inocente

Uno no ve las caras dolientes
los números se dicen fácil
cuando no se sabe el nombre
de los muertos.

Comentarios

Otros han leído

Personaje anónimo, de Andrea Paola Hernández

«A mí la poesía / me viene de mi madre»
«Y me queda mi padre / en su hueso de escribano»
Rafael Castillo Zapata.


El arte me viene de mi padre

Que con tanto ahínco insistía en libros, óleos y ajedrez

Creciendo bajo una cámara sin ser famosa

Con mi boa de plumas y mi afirmación de diva

De mi padre me viene Abba, Cindy Lauper y la literatura

                     La figura vacía y la ausencia de un hombre

Tomates verdes fritos y la homosexualidad latente

                     La necesidad de ser más que una foto en la pared

De mantener mis ideales sin importar la lucha

                     De querer ser alguien cándido cariñoso

                     Aprender que a la familia no se le deja por otra

con mano en pecho con mano en boca

luchar por no querer que nos parezcamos

- En la calle todos los hombres se me parecen a mi padre

supongo que ocurre porque no tiene rostro.


~
Andrea Paola Hernández (1995). Actriz, cineasta, Fundadora del Centro de Estudios de Género USB, lectora recurrente y ganad…

Dos poemas de Flora Francola

ZCIT

Todas las camas que tuvimos
son el azul del mar
zona de convergencia intertropical.
Sabrás del vuelo 447
que no sobrevivió a las alturas
y que la franja ecuatorial
es devorada por tormentas
-a veces nos rebasan-
que soy frágil como palmera
se congela mi ramaje
o me devora lo que no puedo decir.
La simultaneidad es mi carga
dormimos en el mar.


+++

Breve historia de la evolución.


“Voy la vida en circular, de pasajero en trance…” Tlx.
He sentido el deseo
de volcarme en un piscina de lava dulce
envolverme en caricias de vapor
y flotar desnuda por el cielo.
Así, nadando como libélula
que no sabe de palabras
que olvida rostros
y lamer mis dedos fríos
y mirar los ojos lejanos
Suspendida como trofeo
de pesca deportiva
por los tobillos anudados
los cabellos escurriendo
almíbar de la tierra y de las nubes
cantando tras la voz de Morrison
cuando caen meteoros sobre de mí.
Alguien me amó
Y no lo recuerdo.



~
Flora Francola, Paola Franco (1988). Licenciada en Artes por la Universidad Católica Ce…

Las distancias, por Daniel Arzola

Me tragué todas las luces,
recorrí todas las distancias
me comí todas las preguntas,
vi partir cada palabra.
¿Y qué tengo?
apenas algo,
casi nada.
Nunca fue suficiente
nunca han dado lo que doy
ninguna palabra desnudó mi silencio
ningún acto vistió mis palabras
y curó mis ganas rotas
y nunca cambia nada
si la condena habita ya las pieles
si nada queda de la noche
de los huesos sueltos
si el destino es romper.
Fluí hacia ti,
fluí, fluí, fluí,
y más allá de las paredes me he perdido,
a donde nada regresa
a donde todo termina yendo
Y cómo puedo esperar amor aún
si a mí no me han dado eso
si lo he corrido a llantos
si me ha arrancado la piel
hinchando como un muerto
mi cuerpo joven
si los deseos inocentes fueron carbón
a la hoguera de amores muertos
qué hago yo anclado a un cariño
¿ Y qué hago yo?
ofreciendo un fósforo
a todo el frío del mundo
¿Qué hago yo?